La casa rodante más pequeña del mundo tiene corazón blanquirrojo

Ser hincha de la Selección Nacional de Fútbol cuando las cosas van bien y los triunfos le sonríen es relativamente fácil. Lo meritorio es apoyar y creer en el equipo cuando está primero pero con la tabla de posiciones al revés. Y eso es lo que hizo Javier Regalado, un chimbotano sumamente creativo que siguió a la blanquirroja a bordo de su Volkswagen pese a que sus inicios en las eliminatorias al Mundial Rusia 2018 no fueron los mejores.

Fuente: Andina.

Entradas populares de este blog

Escuela Municipal del Deporte de Cajamarca inició sus actividades

Sergio Markarián se prepara para decir adiós: "los voy a extrañar"