PLAN MAESTRO

Ricardo Gareca, Director Técnico de la Selección Mayor, piensa en el futuro cercano del equipo y ratifica su confianza en los jugadores.


El 12 de marzo de 2015, Ricardo Gareca fue presentado como Director Técnico de Perú. Una de sus primeras frases no ha perdido contexto y es una de las que más repite cuando brinda una entrevista: “Creo en el jugador peruano”. Hoy, después de la clasificación al Mundial de Rusia 2018, el técnico argentino sigue sosteniendo, más convencido que nunca, que el Perú no tiene techo.

En plena asimilación de lo que será tu primera incursión en el certamen más importante del fútbol en el planeta, ¿en qué piensa Ricardo Gareca?

En que tenemos que seguir trabajando mucho. Lo peor que nos puede pasar es confundirnos. Nosotros hemos logrado el objetivo y eso es importante, hay un grupo de jóvenes que consiguieron la clasificación a un mundial con tal sólo 20 o 25 años y todo lo que les resta por delante es enorme. Somos una selección compuesta por jugadores que, tranquilamente, pueden jugar una eliminatoria más, eso nos va a permitir crecer. Tenemos los genes de un pasado futbolístico, porque Perú en algún momento estuvo a la altura de Brasil y Argentina. Perú debe seguir creciendo y enfocarse en que exista una política deportiva, de que las instituciones inviertan y los empresarios se vuelquen al deporte. La clasificación a un mundial debe originar que todo esto se mueva a favor del fútbol peruano, que tanto lo necesita para crecer.

¿Cómo crees que se debe jugar un Mundial?

Tenemos que seguir aprendiendo.  Debemos ir a un mundial a competir, prepararnos de la mejor manera, estar muy enfocados y tener que ir paso a paso, fijarnos metas y tratar de tener los pies sobre la tierra, dar nuestra máxima producción. Vamos a tener el tiempo suficiente para prepararnos y en la medida que podamos ir bien enfocados, durante la competencia, podremos ir acomodándonos.

¿Cómo hiciste para creer en el jugador peruano cuando fue objeto de críticas durante mucho tiempo?

Todas las críticas apuntan hacia el jugador y es muy poco lo que se les ofreció. Hay que revisar los campos donde se juega, los horarios en que se juega, las circunstancias, la formación que tuvo el jugador peruano. Lo que nos lleva a pensar que el futbolista peruano en cualquier circunstancia rinde y juega, incluso en las menos ideales. Bajo todo eso, siguen apareciendo talentos. Por eso estábamos convencidos de que dándole un enfoque diferente, hablando con ellos y teniéndolos un poco más de tiempo -una semana antes- hemos logrado un grupo que fue creciendo más de acuerdo a estas posibilidades y puede seguir creciendo aún más.

 

*Entrevista parte del encarte de Caretas.



Fuente: FPF.

Entradas populares de este blog

Sergio Markarián se prepara para decir adiós: "los voy a extrañar"

Escuela Municipal del Deporte de Cajamarca inició sus actividades

DIRECCIÓN DE CAPACITACIÓN PRESENTÓ PROYECTO PRODEMUNI 2018