ALEGRÍA MUNDIAL

La hazaña de la selección de Gareca hizo vibrar a todo un país tras casi 36 años de ausencia. Rusia 2018 nos espera con los brazos abiertos.


Pasarán muchos años para que los peruanos dejemos de pensar en ese 15 de noviembre bendito que cambió la historia de un país sediento de triunfos. El pitazo final del árbitro francés Clement Turpin fue la señal para darle rienda suelta a una felicidad contenida durante décadas. Llantos de emoción, gritos de alegría, bocinazos, banderas, camisetas, calles tomadas por un pueblo unido por el fútbol y hasta una alerta de sismo producida, supuestamente, por la euforia de 30 millones de peruanos que gritaron gol.

Y no era para menos. Hay pocos hinchas tan fieles comos los peruanos. Aquellos que nunca perdieron la fe, ni siquiera en el peor momento, cuando la lógica aseguraba que el Perú estaba eliminado apenas a cinco fechas del final de las eliminatorias. Pero el amor de un hincha por su selección no cree en la lógica. Y por eso hoy los peruanos pueden llenarse de ilusión pensando qué vender para seguir a la selección hasta la lejana Rusia o estar pendiente del sorteo de grupos del mundial, algo nuevo para la mayoría.

 

Razón y pasión

Pasada la euforia, llega el análisis de las razones por las que el Perú clasificó, una selección que apenas cuatro años antes había sido eliminada con apenas 15 puntos. La llegada de Edwin Oviedo a la presidencia de la Federación Peruana de Fútbol, a principios del 2015, marcó un antes y un después. La FPF empezó una etapa de profesionalización del fútbol peruano que implicaba hacer cambios radicales, la prioridad, que funcione como una gran empresa.

La elección de Juan Carlos Oblitas como Director Deportivo y de Ricardo Gareca como Director Técnico fue también determinante. Incluso, el apoyo que Edwin Oviedo le dio al entrenador argentino en los peores momentos, cuando llovían las críticas fue crucial para iniciar el repunte.

Sin embargo, la clasificación al Mundial Rusia 2018 es solo una consecuencia de las buenas decisiones tomadas. Para mantener un proyecto sostenible, que permita que a partir de hoy Perú asista a todos los mundiales, es necesario mirar más allá. Por esta razón, una de las prioridades de esta gestión es el Plan Centenario 2022 que cuenta con cuatro pilares estratégicos: el deportivo, el de reforma de clubes y campeonato, infraestructura y el de fortalecimiento institucional.

El primer objetivo está cumplido. Ahora la FPF seguirá trabajando más que nunca por el desarrollo del fútbol peruano. Tal y como dice su nuevo slogan: “No queremos ir a un mundial. Queremos ir a todos”.

 

*Entrevista parte del encarte de Caretas

 



Fuente: FPF.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sergio Markarián se prepara para decir adiós: "los voy a extrañar"

Escuela Municipal del Deporte de Cajamarca inició sus actividades

IPD LANZA CONVOCATORIA PARA PROGRAMA “LA ACADEMIA”