TIEMPO PARA MEJORAR


Con las luces apagadas y un televisor encendido muy alto en la pared del vestuario del Estadio Nacional, Juan Carlos Oblitas miraba la clasificación de Perú a un Mundial de fútbol después de casi 36 años. Ya no como jugador ni como entrenador, sino como director deportivo de la FPF. Caminaba por aquí y por allá, tratando de asimilarlo todo. Además de ser una de las alegrías más grandes de toda su carrera; la clasificación ha marcado en él la posibilidad de seguir creciendo como equipo e institución. Sin duda, se ha abierto un abanico de oportunidades para mejorar el fútbol en nuestro país.

-El profesor Gareca ha dicho que debemos mantener los pies en la tierra, ¿cómo haces eso después de lograr el objetivo?

Después de haber jugado dos mundiales, de ser director técnico y haber estado muy cerca de clasificar a un Mundial, ahora la tengo muy clara. Cualquiera en esta situación puede pensar que todo salió perfectamente y no es así. Hubo cosas que no salieron bien, pero gracias a Ricardo y los jugadores el equipo comenzó a levantar. Llegó un momento en que para muchos ya estábamos afuera y, a pesar de eso, seguimos trabajando juntos, por eso luego vino el éxito. No es una casualidad que este equipo esté invicto en este 2017, pero eso no nos puede inflar el ego. Ahora tenemos que recapacitar en cómo continuar el trabajo. Esta es una gran etapa, le hemos dado una alegría enorme al país y debemos aprovechar para mejorar.

-Como exfutbolista y poniéndote en el lugar de los seleccionados, ¿qué rescatas de ellos habiendo estado tan cerca?

La convicción con la que Ricardo les habló. El mensaje de Gareca fue recibido. Cambiaron ese bendito chip que tenían desde antes. Tú ves que este grupo es muy profesional, supieron escuchar a la autoridad y al líder. Todos crecieron, no les pesó la camiseta de la selección. Sus rendimientos empezaron a ser mejores que, incluso, en sus clubes. Contra Colombia había una mochila de 36 años, ¿por qué la tenían que cargar ellos? Ese fue el mensaje antes del partido contra Nueva Zelanda en Lima. Se dedicaron a jugar y por eso fuimos largamente superiores y clasificamos.

-Y si te ponemos en los zapatos de Ricardo Gareca, ¿cuál fue su mayor virtud?

La virtud más importante de Ricardo fue replantear en algún momento las cosas. Vio que no estaba funcionando el equipo con determinados parámetros y jugadores, que había que hacer un cambio y se hizo. Ese es un mérito indiscutible. Sostuvo esa idea de equipo, a esos jugadores y se llegó. Ricardo me dijo en abril de este año “te quiero más que nunca metido en la selección, vamos a luchar la clasificación, vamos a clasificar porque tengo equipo”, le creí y lo cumplió.

 

 

*Entrevista parte del encarte de Caretas



Fuente: FPF.

Entradas populares de este blog

Escuela Municipal del Deporte de Cajamarca inició sus actividades

Sergio Markarián se prepara para decir adiós: "los voy a extrañar"

TORNEO CENTENARIO GLORIA – APERTURA: ¡FELICITACIONES, CAMPEONES!