Leonismo y Olimpiadas Especiales

Los Leones en el mundo desarrollan su labor humanitaria sin distingos de ningún tipo, solo con el mejor ánimo de ayudar a paliar las grandes necesidades que en diferentes partes del mundo no pueden ser atendidas, porque desborda la capacidad de respuesta de los países y sus gobiernos.

La acción social dirigida a las personas con menos recursos, es muy loable desde todo punto de vista y exige de quienes tienen recursos que aportar una responsabilidad social.

Es decir, hacer las cosas no por presión u obligación, sino porque realmente sentimos un deber moral de solidarizarnos con quienes se encuentran en una situación de desventaja frente al progreso y los programas asistenciales.

La Asociación Internacional de Clubes de Leones, para dar respuesta a una serie de carencias que se advierten en determinados segmentos de la población mundial, creo emblemáticos programas de ayuda, los mismos que son canalizados por nuestra Fundación Internacional-LCIF.

Uno de estos programas, que es bien conocido por todos no solo por su magnitud de ayuda sino por la efectividad que ha demostrado desde que fue creado, es el combate a la ceguera previsible-Sight First.

Y si bien es cierto, que ayudar a personas con problemas de salud es altamente meritorio, lo es mucho más el de hacerlo con aquellas que sufren algún tipo de retardo mental y adicionalmente tienen problemas visuales.

Es bien sabido que en el mundo existen 170 millones de personas con retardo mental que constituyen el 3% de la población mundial; y que por lo general no reciben la atención especializada que requieren sus problemas de salud.

Nuestra Fundación, siempre pendiente de las álgidas necesidades de la gente, ha implementado el programa internacional de los ojos con las Olympiadas-Lions especiales, una iniciativa ambiciosa de tres años, financiada por con fondos de LCIF del orden de los US$3.28 millones una concesión de base 4.

Las Olimpiadas Especiales son un programa internacional de competición atlética a lo largo de todo el año para los niños y adultos con retardo mental.

Si bien es cierto que LCIF ha estado a la vanguardia en la protección de la vista y de prevención de la ceguera por todo el mundo por más de tres décadas; ahora con esta elevada labor cumple con el noble fin de secar las lágrimas de los que más sufren.

Un motivo más para que apoyemos a nuestra Fundación en sus nobles fines, y valoremos en su verdadera dimensión estas Olimpiadas Especiales iniciadas en 1968 , cuando Eunice Kennedy Shriver organizó un campamento de día para la gente con retardo mental, y que mostró a los demás que ellos, eran capaces de ir más lejos en deportes y actividades físicas que lo que pensaban los expertos.

Desde 1968, millones de niños y adultos con retardo mental , han participado en Olimpiadas Especiales; y en ellas solo gestos de ternura han sido vistos en participantes y espectadores.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sergio Markarián se prepara para decir adiós: "los voy a extrañar"

Escuela Municipal del Deporte de Cajamarca inició sus actividades

Todos los deportes en un mismo sitio